No me gusta…

1 de Julho de 2010

No me gustan muchas cosas de las que he hecho, he dicho o he sido. Pero tampoco me gustan muchas otras cosas, como por ejemplo:

No me gustan las uñas largas. No me gustan los pelos rapados o muy cortos para los chicos. No me gustan los bigotes… No me gusta que me repitan muchas veces seguidas lo que tengo que hacer, con una lo sé y es suficiente. No me gusta mi nariz. No me gusta que los coches de la calle te suelten piropos solo cuando llevas minifalda… No me gusta el acento valenciano. No me gusta crecer, ni que pasen los años.
No me gusta llorar delante de nadie, pero tampoco me gusta parecer inexpresiva. No me gustan demasiado los insectos. No me gusta el tiempo, porque casi siempre me falta. No me gusta la gente que sabe cómo mirar con desprecio. No me gusta la política ni la discriminación. No me gusta tampoco la gente que todo lo sabe. No me gustan los “te puedo asegurar que…”. No me gustan las tradiciones ni los tópicos.

No me gusta que me comparen, ni que me den lecciones de cómo ser normal. No me gustan que crean de mí lo que no soy. No me gusta que la gente opine de las primeras apariencias. No me gusta que juzguen a alguien, ni me que juzguen a mí, ni juzgar. No me gustan las cosas con falta de claridad, ni mucho menos las segundas intenciones. No me gusta criticar pero admito que hay veces que lo hago… No me gustan las religiones aunque las respeto. No me gustan los fascistas ni su prepotencia. No me gusta molestar a nadie ni que la gente me malinterprete, sobre todo que me malinterpreten. No me gusta no saber hacer muchas cosas. No me gusta la lluvia. No me gusta mi pelo. No me gusta el viento. No me gustan demasiado las gafas de sol. No me gusta lo normal. No me gusta lo parece que es normal. No me gusta beber en exceso. No me gustan las discotecas ni lo que se da en ellas. No soporto los sitios repletos de gente. No me gusta el tabaco ni soporto el humo.

¡No me gustan los pelos en verano! No me gusta el color rosa, ni la ropa con lunares o flores. No me gusta no tener tarta de chocolate en mi cumpleaños ni comer lo que no me apetece. No me gustan los pies. No me gusta que me hablen cuando leo.
No me gustan los resoplidos irónicos. No me gusta la gente falsa, y mucho menos me gusta que crean que no lo son. No me gusta que la gente analice las cosas solo bajo su propio punto de vista. No me gustan los que piensan primero por el bien individual antes que por el colectivo. No me gusta montar el el autobús de la linea 95 porque hay un tramo de movimientos intensivos de carnes flácidas.

No me gusta mentir; De las únicas veces que recuerdo haberlo hecho en el sentido estricto de la palabra, todavía me estoy arrepintiendo. No me gustan las marcas en la ropa. No me gusta la gente que no sabe aceptar las críticas ni asumir sus errores. No me gusta que no confíen en mí. No me gusta ver a la gente sufrir. No me gusta poder darme cuenta de cosas que con ocho años era incapaz de ver. No me gusta sentir malas vibraciones, ni respirar tensión en el ambiente. No me gusta el café ni la cerveza. No me gusta la costumbre y la monotonía. No me gustan las joyas en exceso. No me gusta que afirmen o crean algo de mí que he bromeando como si realmente fuese cierto. No me gusta no sentir cerca de los amigos de siempre, en el mismo sitio de siempre. No me gustan los distanciamientos momentáneos. No me gusta la película “señales del futuro”. No me gusta cuando que cuando yo tengo tiempo, alguien que quiero que lo tenga no lo tiene. ¡Maldigo al tiempo!
No me gusta enfadarme sin motivos y pagarlo con quien menos debería. No me gustan las personas que se pasan de sinceras o son extremadamente desvergonzadas. No me gusta la gente que va todos los días de punta en blanco, como si fuese a una cena importante en lugar de ir a clase. No me gusta ilusionarme antes de tiempo, pero siempre lo hago. no me gusta ni que me infravaloren ni que me sobrevaloren; Lo que ves es lo que hay y punto. No me gustan las personas que superan el límite de su propio orgullo. Tampoco me gusta mi nombre.

No me gusta…

36387_1510796890620_2391921_a

Me gusta…

1 de Julho de 2010

Me gusta el número 8; y el 18. Me gusta el baloncesto. Me gusta soñar despierta. Me gusta escribir, me gusta leer. Me gusta la pasta, y las migas de mi abuelas, y el guisao de ternera, y las frutas rojas, y la carne empanada y… ¡Me gusta comer! Adoro comer. Me gusta el chocolate y me encantan los helados.
Me gusta sentirme segura aunque sea de cosas que para el mundo serían pequeñas. Me gustan los días con los amigos de siempre. Me gusta despertarme y acostarme con una sonrisa. Me gusta pensar en los viejos tiempos. Me gusta ver fotos antiguas, de cualquier persona. Me gusta el pelo largo y liso.
Me gusta mi escaso repertorio de música preferida. Me encanta escuchar canciones bonitas. Me gusta NO tener cosas materiales que todo el mundo tiene, y me gusta NI siquiera haber tenido nunca la necesidad de tenerlas.

Me gustan mis abuelas. Me gusta la transparencia, lo simple, lo natural. Me gusta la gente con naturalidades innatas. Me gusta que me digan cosas bonitas de vez en cuando, ¿a quién no? Me gusta la claridad. Me gusta la originalidad. Me gusta dibujar, o me gustaba, ya no hay casi tiempo. Me gustan las mañanas soleadas. Me gusta la primavera, me gusta el clima primaveral. Me gusta escuchar. Me gusta que cuenten conmigo. Me gusta jugar al sing star. Me gusta mi propio concepto de normalidad. Me gusta el burn.
Me gusta la amabilidad y la caballerosidad. Me encantan las películas basadas en la edad media. Me gusta el cortejo de aquél entonces. Me gustan los príncipes aunque el mundo esté plagado de sapos. Me gustan las cutrecosas, que acaban siendo lo menos cutre. Me gusta la vida. Me gustan las cosas sencillas. Me gustan las sorpresas. Me gustan los piratas, o mejor dicho, la libertad de los piratas. Me gustan las fotos en la playa. Me gustan las vacas. Me encanta “Vaca” de Vaca&Pollo. También me encantaba pollo, pero supongo que ya no. Me gustan los M&M´s y hace mucho que no como. Me gusta ponerme morena. Me encantan las patatas fritas. Me gustan los McFlurry de McDonnals. Me gustan mis apuntes. ¡Me gusta Will Smith! Me gustan las camisetas y las zapatillas blancas. Me gusta el olor a cesped y a piscina. Me gusta el jazmín.

Me gusta conducir. Me gusta además conducir con tacones xD. Me gusta el aperitivo de patatas con olivas “el faro”, y ya está. Me gusta recordar cosas. Me gusta ver cosas que me recuerdan a cosas pasadas. Me gusta que la gente sea amable y agradecida.

Me gusta la gente capaz de rectificar cuando sabe que se ha equivocado. Me gusta los que saben actuar con normalidad en momentos difíciles. Me gusta la gente que sabe perdonar, y olvidar en las mejores ocasiones. Me gustan los que saben reírse de sí mismos.

Me gustan las uñas mordidas. Me gustan determinadas formas de vestir. Me gusta mirar las nubes y descubrir cosas en las nubes. Me gusta con locura el chocolate negro. Me gusta Nx Zero. Me gusta dormir. Me gusta que me pinten en las manos, o que me den masajes en ellas.

Me gusta patinar, de hecho creo es lo mejor que se me ha ocurrido empezar a hacer hasta ahora. Me gusta el mes de marzo en general, pero sobretodo el marzo que he vivido este año. Me gusta ser ARIES. Me gusta el queso. Me gusta dormir en la playa. Me gustan los besos de sal. Me gusta aprender. Me gusta el portugués. Me gusta identificar cosas en las canciones.

Me gusta…

35697_1510794290555_2412038_a

Sobre ruedas

Esta es la historia de cómo mi vida ha evolucionado desde que empecé a patinar. 

 

El primer contacto que tuve con algo relacionado con los patines, fue las navidades que me regalaron la Roly Patinadora, que mira tú por dónde, se llamaba . Para mí fue una alegría inmensa encontrarla en el trastero de mi abuela hace muy poco. No me acuerdo mucho de los ratos que pasaría jugando con ella porque era muy pequeña pero lo que sí recuerdo fue cuáles fueron los primeros patines que probé en mi vida. Eran unos que había en casa de mi abuela y que habían resultado ser el regalo de comunión de mi tía. Me puse uno de ellos en un pie y mi hermano el otro. Eran de aquéllos de hierro con tiras de cuero para atar el zapato, muy parecidos a los sancheski y creo que yo tenía unos siete u ocho años.

Tampoco sé muy bien por qué me encapriché de unos patines, pero el caso es que lo hice porque por aquél entonces los niños sólo pedíamos una o dos cosas a Papá Noel. Y a mí me los trajeron las navidades de antes de la comunión. Lo recuerdo perfectamente porque mi madre dijo “Estos patines te los han traído porque el tío los ha pedido para ti”, lo que significa que los compró él. Eran unos patines del Eroski, de esos negros de plástico con tres straps (los straps de mis patines eran morados y los de mi hermano azules). Me hice enseguida con ellos y patiné por la calle sin dificultades mientras que mi hermano mayor no se atrevía a levantarse. Me ponía a patinar por el larguísimo pasillo de casa de mi abuela y mi madre me decía que iba a molestar a los vecinos de abajo (¡pero mi abuela vivía en un primero! Y ella me dejaba disfrutar)

Luego llegamos a la comunión. Ahí fue cuando mis padres me llevaron al corte inglés a comprarme unos mejores. A saber lo que les costaron, pero una barbaridad, seguro, teniendo en cuenta que sería por 1998, que era el corte inglés y que eran unos ROCES. Tenían ruedas de silicona ¡Oh! Todo un avance, claro. Eran negros completamente, con guía de plástico y también tres straps. Lo único mal es que yo quería irme en patines a todas partes, por la ciudad, pero mi madre solo me dejaba usarlos en el parque de debajo de mi casa porque era peligroso. Qué buenos momentos pasé con esos patines… La última vez que los usé tenía catorce años (durante una época de rapera chunga que tuve, qué le vamos a hacer) y después de eso, se quedaron en lo alto del armario, sin más.

Fue mucho más tarde, el 21 de noviembre de 2009, cuando mi afición por patinar resurgió. No es que hubiese dejado de gustarme, pero la limitación a patinar por pistas cerradas no daba mucho para evolucionar. Ya hacía un año que residía en Valencia, en un piso de estudiantes, y en mi equipo de basket me dijeron que en el Palau de la Música la gente quedaba para patinar. Se trataba de una asociación llamada “valencia patina”. Se me iluminó la cara al escuchar eso de que un grupo de gente quedaba todos los viernes en un mismo lugar. Siempre había querido algo así, así que la siguiente vez que bajé al pueblo (Orihuela) rescaté mis patines y me los llevé a Valencia. Me animé a bajar un viernes sola, cosa de la que todavía me sorprendo, y recuerdo quedarme sentada en un murete recogiendo el valor que no tenía para poder acercarme a algún grupo y presentarme. Mis patines se habían quedado obsoletos comparados con los patines que llevaba la gente en ese entonces, pero para mí seguían siendo los mejores. Ni qué decir que eran una talla 42 porque antaño se recomendaba eso de dos tallas más, o “para cuando le crezca el pie que aún le dure”. Lo siento, pero yo nunca pasé ¡de una talla 40! Resumiendo diré que al final me quité la vergüenza y me presenté, y dos chicos me enseñaron lo básico para poder ir a la ruta; después me presentaron al resto de la gente por encima, encima y uno de ellos “el Tortu” me quitó el patín donde llevaba el freno, se lo llevó y me devolvió con el freno cortado. Así fue como hice mi primera ruta, la mejor que recuerdo, uno de los días más felices de mi vida. Conocer a todas esas personas, no tiene precio. Y suerte que las sigo conociendo. Por cierto, al volver de esa ruta he de reconocer que me animé a saltar bordillos y en una de aquéllas caí con la rabadilla directa al suelo. Me tragué todas las lágrimas por orgullo y salí airosa, pero con un dolor de culo ¡que al día siguiente no podía ni sentarme!

Y la cosa no paró de mejorar desde entonces. En enero de 2010 empecé con el Slalom. Como no tenía dinero me busqué unos patines de segunda mano que fuesen de mi talla y acabé en Castellón a por unos Fila naranja y blancos que compré por 30€ a una chica. Primero fue David el que me empezó a enseñar y luego Toni Castro (Seguro que muchos le conocéis. Actual campeón de España de Freestyle Slalom). Me lo tomé muy a pecho eso del slalom y como no había chicas que lo practicasen me propuse ser la mejor de Valencia. En los fila tuve mi primer rockering (gracias a la generosidad de Raygun, que me dejó unas ruedas más pequeñas). Le puse tanto empeño a eso del slalom que al final me hice daño en el tobillo por practicar cosas a lo bestia con un patín de Fitness. Fue entonces cuando David (Kraptor) me dejó sus SEBA FR1 para que probase y qué gustazo. Los usé muchísimo porque él tuvo una lesión de muñeca y me los prestó indefinidamente hasta que… una semana antes de mi primera competición me organizaron una encerrona en mi pueblo donde me regalaron unos patines “de verdad”. Los SEBA GT 2010.

Con ellos quedé tercera en la Battle Burgos Amateur en Marzo de 2010 y más tarde primera en la Battle Zaragoza amateur en Mayo 2010. Y pasé a categoría PRO, obligatoriamente. Participé en el campeonato de España Julio 2010 y quedé segunda (aunque tampoco es que fuésemos muchas participantes, todo hay que decirlo), en el OPEN de Valencia no pasé de primera ronda y la última competición de ese año fue en la Battle de Málaga, donde pasé por primera vez la primera ronda de PRO. Me personalicé mucho los patines, poniéndome las guías de vaca y pegatinas (entre ellas una que yo me hice de triki) Me encantaban esos patines, aunque me estaban un pelíiin grandes. Y entonces, empecé a trabajar en los 100 montaditos. Y todo cambió. Y mi tiempo se acabó. Sólo podía estudiar y trabajar, no me quedaba tiempo para mucho más… incluso tuve que dejar de jugar a baloncesto después de toda una vida practicando ese deporte.

Y aunque no tenía tiempo para el Slalom, en febrero 2011 me compré los HardCore Evo de Poweslide. Mis primeros patines 100% de Slalom. Me compré la talla 40 y todavía hoy me siguen haciendo daño en la punta, cometí un error por no esperarme a un número más, pero van bastante bien. Fue a Burgos ese año pero sólo a participar, no tenía intención de competir a buen nivel porque no lo tenía, pero al menos salí en la foto de la noticia de un periódico web. Entre tanto me compré también los FILA NRK para tener un patín para hacer rutas y calle, pero me acabé cansando de ellos y vendiéndolos porque con los Hardcore podía hacerlo todo.

Y en septiembre 2011 terminó mi etapa de competiciones en la IFSA de Barcelona. Llevaba mucho tiempo sin hacer nada, pero me convencí para ir y pedí una semana de vacaciones para preparar una ronda; ¿Y sabéis qué? Quedé tercera, y me llevé 200€ que me vinieron de lujo.

Y por último, tengo que hablaros de mis últimos patines y de cómo llegaron a mí. En agosto del pasado 2012 se me ocurrió que podría trabajar en Decathlon, en la sección de patines, así que me puse manos a la obra a preparar el currículum en cuanto me enteré de que iban a abrir uno en Valencia City y de que ya estaban llamando a gente. Me pasé una semana y media en los 100 Montaditos pegada al móvil por si me llamaban, tenía la certeza de lo que lo harían. ¿Sabéis eso de que si deseas algo con todas tus fuerzas, al final pasa? Pues pasó, y después de un montón de cosas que pasaron entre esa llamada y la entrevista, me seleccionaron. Y empecé a trabajar como vendedora de Nieve y Roller. Y por si fuera poco, también cogieron a Toni, y tuvimos la suerte de ser dos de los protagonistas de la celebración de apertura de la nueva tienda, participando con una exibición-coreografía de Slalom. Fue así como obtuve los patines. Me los dieron para el evento y desde entonces los uso para trabajar allí. Seguro que a casi todos los rollers os gustaría poder trabajar en patines. ¿O no? No lo he dicho, pero son los Freeride 5 Oxelo, a los cuales les he puesto ruedas de luces como ya habréis visto en algún video. Van de maravilla y espero poder rodarlos por mucho tiempo.

Los dos únicos novios “serios” que he tenido han sido patinadores, y lo siguen siendo; y los que no fueron “serios” también han acabado patinando. Me vida gira en torno a los rollers, más de lo que imaginaba…

Actualmente los ROCES están pasando de pies en pies, los Fila se los di a mi prima, los del Eroski murieron (solo se conservan los de mi hermano), los NRK los vendí como ya he dicho y los FR1 ya los devolví en su día a su dueño.

Esta es mi historia, perdonad por la parrafada ¡a los que hayáis tenido el valor de leerla!

269368_10200393050569588_1394105409_n

Amor Moebius

moebius

MEMORIA: MEMORIA INVESTIGACIÓN ROSA GIMÉNEZ GARCÍA

PRESENTACIÓN: PRESENTACION ROSA GIMÉNEZ GARCÍA

PRODUCTO: Caja y joya.

CURSO Y ASIGNATURA: 3º CURSO DP Investigación y Propuesta 2013/2014

Este trabajo consistía en la elección de un concurso de actualidad para desarrollarlo como si realmente fuésemos a presentarlo.

Yo escogí Alessi in Love, que era un concurso donde se pedía la creación de un objeto que representase amor, de un modo diferente, cambiando el concepto.

En la memoria está todo el proceso de ideación.

Se pedían 5 imágenes para describirlo:

REGALOSIMBOLISMO

CAJA

ESLABONES

INSPIRACION

 

Y un panel para clase:

PANEL

 

moom

moom003

PDF MOOM Rosa-Reyes-Flor

PRODCUTO: Mueble para la entrada (new concept)

CURSO Y ASIGNATURA: 3º Curso en Diseño de Producto – Investigación y Propuesta. 2013-2014

Este es un producto pensado y diseñado para cambiar el concepto de mueble convencional que se usa en la entrada de casa, pensando la entrada como el punto de intersección entre la zona de dentro/fuera de la casa. Esa zona de paso en la que nunca nos paramos demasiado y en la que nos aseguramos de que llevamos todo lo necesario antes de salir, y en la que dejamos todo lo que nos sobra nada más llegar.

Además, hemos querido hacer que el diseño incluya los nuevos productos que se han incorporado a la vida moderna en cuanto a desplazamiento urbano como son los patines, skates, longboards, patinetes… Así como crear un espacio reducido en el que poder albergar también maletas, carritos de bebé, abrigos, trastos para la playa… (dependiendo siempre de la época del año). El modelo es apilable para conseguir darle uso también de perchero.

El modelo se adjunta detallado en la presentación PDF que encabeza esta descripción y a continuación dejo unas imágenes explicativas:

002-1 005-2 PicMonkey Collage PicMonkey Collage1

 

 

doblevdoble

El pasado mes de Abril 2013 me buscaron para un proyecto de tienda express. Y digo express, porque a primero de mayo ya estaba inaugurada.

Un amigo quería abrir una tienda de patines en Valencia y quería que yo fuese su empleada y que además le diseñara la imagen corporativa.

Así que me puse manos a la obra.

Me pidió un logo que no tuviese nada que ver con una tienda de patines, ya que la mayoría de las tienda de España suelen tener por nombre la palabra roller.

La primera propuesta que le di no nos convenció a ninguno de los dos, pero la comento porque creo que es interesante.

s2

Unuo significa “unidad” en el idioma esperanto. La idea era buena, pero tal vez no para una tienda de patines…

W_hand-1

Entonces me planteé algo más sencillo, que tuviese un logo fácil de recordar y que se pudiese representar de alguna manera con las manos.

Y de ahí me llegó la idea de la W.

*Tiempo después de hacer el logo vi que una de las formas de hacer la W con la mano es un icono estadounideste (west coast).

Y buscando combinaciones que no existiesen llegué a la concusión de la WW (doble uve doble), que derivó finalmente en doblevdoble.

Al principio la gente fue un poco reticente al nombre. Decían que era complicado, difícil de pronunciar, e incluso se inventaban el nombre (doblev, uvedoble, de todos menos doblevdoble). Pero lo más importante no era que recordasen como se pronunciaba el logo, sino el logo en sí. Y de eso también me encargué yo.

Cree un álbum de fotos titulado WW INVASSION para que todos los que quisiesen mandasen su foto haciendo una W. Y, a día de hoy, todos los que conocen la tienda y encuentran una w por alguna parte, se fotografían con ella para enviárnosla.

1147728_580529948677044_1355263710_o

Y ahora ya, sin más demora, adjunto las primeras propuesta de logo:

definitivo1-2 definitivo1 definitivo3 m4 m5-2 m14

2

7

vvv4

Hubieron muchos más composiciones, pero he colocado las más significativas porque, al fin y al cabo, la que cuenta es la definitiva.

Finalmente, este fue el primer logo final, con que se hicieron también las primeras camisetas:

ww2

Y por último, poco después se hizo una última modificación para que el icono fuese mucho más detallado, y este es el resultado (con el que se trabaja actualmente):

Logo para web y demas

Aquí dejo enlace a los links de la tienda:

www.doblevdoble.com

www.tienda.doblevdoble.com

www.facebook.com/valenciarollerskateshop

Y unas cuantas fotos del local:

892777_667313509998687_873354592_o 1492146_667336856663019_260344194_o 1553477_667313499998688_1880765103_o 1601988_667313506665354_1755552372_o