Los petardos

petardos

 

¿Qué hace una persona que vive en VALENCIA durante el mes de marzo, si no le gustan las fallas?

La respuesta es bien sencilla: SUFRIR.

Y es que, ni en ocho años que llevo viviendo en VLC me he acostumbrado a los petardos, y mucho menos a las mascletás.

Cada vez que alguien tira un petardo cerca de mí, me sobresalto. Peor todavía más si lo veo tirarlo y sé que explotará de un momento a otro, porque no sé con qué grado de sordera va a dejarme, sobretodo si se trata de uno de los gordos (masclets, creo que se llaman)

NO-LO-SOPORTO.

Pasar por cualquier parque y PAM, PAM, PAM, PAM. Uno detrás de otro.

Yo ando siempre concentrada en las cosas que tengo que hacer, o en las ideas que se me vienen a cada momento, y cada PAM hace que me desconcentre, y que me hierva la sangre.

Lo peor es cuando alguien sabe que te molesta. Eso sí que es malo, porque entonces hará todavía más por molestarte. Y tirará petardos al lado de ti para sobresaltarte, a modo de broma, sin entender que a ti no te hace ni puñetera gracia.

Y por si fuera poco, trabajo en hostelería, y marzo es el mes donde los imbéciles que aún no habías conocido, salen a la vista. Tengo el mismo trabajo que otros meses, pero trato con gente más desagradable y menos respetuosa.

En fin, eso es con lo que tengo que LIDIAR durante todo este mes. Si alguien se siente identificado, le compadezco.

Qué le vamos a hacer.

Valencia en fallas

Advertisements

One thought on “Los petardos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s