Disponibles hasta el 31 de Julio | Trilogía Amor y virtud

No quiero ser pesada, es lo último que quiero, pero recuerdo que las ediciones conocidas hasta la fecha de Amor y virtud estarán disponibles solo hasta el día

31 de Julio de 2018

por motivos de la reedición con la editorial Onyx. Y lo anuncio porque no quiero que luego nadie me diga que no lo sabía y que no terminó la colección, porque este es el único medio que tengo para anunciarlo. Me da muchísima pena, porque estas ediciones me han acompañado mucho tiempo, pero de cara al futuro no queda otra que arriesgar, dar un paso al frente y esperar que lo que venga sea mejor. Los nuevos libros tendrán un formato diferente a cualquiera de los que ha habido, y el primero, Amor y virtud, será publicado en Diciembre de 2018. Iré contando más cositas después de verano.

Gracias a todos los que habéis dado la enhorabuena por la reedición. Gracias a todos los que habéis hecho posible que Amor y virtud llegase tan lejos.

logo_sinfondo

 

Advertisements

On Chesil Beach | En la playa de Chesil (adaptación)

El libro es uno de los primeros que leí cuando me abrí el canal, uno de los primeros que reseñe y, a pesar de que le di 3/5, desde entonces he tenido sentimientos encontrados con respecto a la trama. Creo que lo que hizo que le diese más puntuación fue la forma de narrar del autor (Ian McWwan).

Cuando me enteré el año pasado de que iban a hacer la adaptación me alegré muchísimo, porque me acordé de ese libro que leí 2 años atrás y que tenía un mensaje tan importante. Me hizo darme cuenta que pese a ser un libro de “3” no me había olvidado de él ni un poquito.

                       

Y cuando ya creía que había salido en UK y que no la iban a traducir al español, me encuentro con la sorpresa de que sí, que se estrenó en Junio de este mismo año con el nombre de “En la playa de Chesil”.

Pero vayamos por partes.

¿Qué opino de la adaptación? Que es la mejor adaptación que he visto últimamente. Es el libro tal cual, e incluso las escenas que representan a ellos dos como recién casados en la playa, es una representación del diálogo exacto de la novela.

Yo no sé mucho de cine, pero me recordó a la película de Isabel Coixet “La librería” por la lentitud de la trama, por la selección de escenas. Creo que con La librería también resultó que la gente prefirió la película al libro, porque las cosas bien hechas, se notan.

No sé qué opinión tendrá una persona que no haya leído la novela, pero yo de verdad que sentí que se entendía todo a la perfección, que se iba desvelando qué era lo que pasaba con Florence que, al fin y al cabo, no pasaba nada grave pese a que ella pensaba que tenía un problema.

Ese problema que ella creía que tener no era otro que la asexualidad, palabra que acabo de descubrir que no existe en la RAE. En Wikipedia, sí. Pero ya no solo eso, es que además Florence siente aversión con respecto a ese tema. ¿Y sabéis qué más? Miedo.

Es muy difícil reparar qué es lo que le produce ese miedo (insisto, más allá del rechazo que muestra sobre cualquier contacto por su falta de interés) solo por los 3 detalles que aparecen en la película y que yo voy a desvelar para evitar que tengáis que volver a verla al acabar para entenderlo. No es spoilers.

Primer detalle: En uno de los primeros flashbacks de Florence de joven cuando aparece su padre para sentarse a la mesa junto a ella, su hermana y su madre, y apoya la mano sobre el hombro de Florence. Ella se tensa y se retira.

Segundo detalle: Ella en un pequeño barco de pescador, de niña, sola, anudando una cuerda. De fondo se ve difuminado a su padre y se escucha una música de una radio. Se escucha una canción con la que más adelante ella llora en un concierto al reconocerla.

Tercer detalle: Casi al final, una escena muy rápida, donde se ve a ella acostada, tapada y asustada en una cama, dentro de una habitación que, para aclarar, es el camarote de aquel barco pesquero, y su padre difuminado de fondo, poniéndose los pantalones. El tintineo de su cinturón.

Me parecía muy importante esto porque no sé si quienes vean la película podrán percibir estas sutilezas que son mucho más profundas de lo que parecen, y por eso forman parte de los recuerdos de Florence.

Hablemos de la interpretación de Saoirse Ronan como Florence. Para quien no lo sepa, esta actriz ya interpretó un papel en otra novela de McEwan: Expiación (2007), y lo hizo como la Briony de 13 años. Aquella la dirigió Joe Wright y esta vez ha sido cosa de Dominic Cooke.

Me parece increíble lo bien representada que está Florence a pesar de la dificultad del papel porque, de verdad, que me imagino al personaje -aunque es ficticio- a principio de los 60 con ese problema y empalizo muchísimo con la carga que tiene que llevar.

Una carga asumida por la tradición de que un hombre y una mujer tiene que emparejarse, la mujer tiene que deberse y desear al hombre y no puede ni tan siquiera pensar en que no quiere tener relaciones sexuales con él ni con nadie porque es lo que se espera de ella. Como mujer.

Y claro, en el contexto en el que nos encontramos, el personaje masculino, Edward, tampoco entiende ni una mierda (con perdón de la expresión). Lo que más me gusta de todo esto es la reflexión que hace el libro teniendo en cuenta que el autor lo publicó en 2007. Hace diez años todavía estábamos muy lejos de la visibilidad que estamos consiguiendo ahora.

Edward es joven que pertenece a una familia muy humilde, con una mente brillante que en su familia no son capaces de apreciar porque tienen cosas más importantes a las que prestar atención, como por ejemplo, el daño cerebral de su madre a causa de un golpe en la cabeza.

Los flashbacks al pasado de él, sobre todo los que ya incluyen a Florence, son duros y tiernos, de esos que hacen que se te pongan los ojos rojos en el cine y solo quieras que termine la película para venir a Twitter a contar lo mucho que te ha hecho sentir, tanto los hechos como la interpretación.

Porque Billy Howle ha hecho otro papel impresionante. Su sensibilidad me ha llegado al alma, tanto como me llegó la “supuesta frigidez” de Florence. Han bordado la novela, tanto la dirección como los guionistas y los actores, y por eso la recomiendo tanto.

Insisto, tal vez si no habéis leído el libro no podáis apreciarlo así como he apreciado yo hasta el último detalle, pero solo por el mensaje ya merece la pena.

La única cosa que han cambiado es el último capítulo, cuando reflejan el paso de los años y hacen una interpretación de lo que podría haber pasado, que va mucho más allá de lo que el autor nos contó en la novela. No me gustó del todo, pero entiendo que es un buen final para la adaptación.

Las reflexiones de Edward con respecto a esa última conversación que tienen en la playa de Chesil tras esa infructífera primera noche de casados, da mucho de sí. Yo ya sabéis que estoy fascinada con la película, y me parece que muchas personas, de cualquier época, van a poder sentirse muy identificadas. Yo ya lo sentí al leer el libro.

Tim McGraw y Garret Hedlund

garrett copia

Os voy a contar algo guay.

Resulta que, a través de la película de PAN que salió en octubre de 2015, descubrí el nombre del actor que hacer el personaje de Garfio: Garrett Hedlund. Os preguntaréis porqué. Así que os lo explico.

Viendo la película me di cuenta de que ese actor me sonaba de algo. Yo ya tengo actor guapo favorito, que desde siempre ha sido Channing Tatum, pero… Garrett me sonaba de algo y no sabía de qué. Entonces busqué su nombre en el reparto y… para mi sorpresa, buscando información sobre él, caí en cuenta de que es mi actor favorito de la adolescencia por películas como Eragon, Cuatro hermanos y Friday Night Lights.

La de Friday Night Lights fue increíble. Esa película sí que me marcó. Los que me conocen tal vez sepan que tengo predilección por el fútbol americano -aunque no sea seguidora-, y también por los asuntos de instituto y el estilo de vida americano. Así que esa película era una unión de todo eso, y además uno de los principales era el personaje de Don Billingsley, osea, Garrett.

Y como fue increíble encontrar que ese actor que tanto me cautivó en la adolescencia, salía ahora en la película de PAN, me propuse buscar todas sus películas para verlas. De hecho, hice un vídeo con la recopilación y la opinión de cada una de ellas que podéis ver en youtube. (O al final de esta publicación).

Y ahora ya voy a lo que iba, y a lo que se refiere la imagen del inicio.

Resulta que viendo una de las películas, la que más me gusta de él después de Friday Night Lights (FNL), descubrí una coincidencia de actores. La película en cuestión es Country Strong (CS). En ella hay 4 personajes, dos chicos y dos chicas. Uno de los chicos es Garrett. El otro es Tim McGraw. Y claro, a mí me volvió a sonar la campanita de la coincidencia y me dije: este actor también me suena de algo.

Y voilá, Tim es el mismo actor que en la película de FNL hace de padre de Garret, mientras que en CS es el manager de la cantante famosa, y él es el telonero.

No es la primera vez que encuentro coincidencias de este tipo volviendo a atrás a otras películas favoritas de la adolescencia, pero esta me gusta especialmente. Me encanta saber que han trabajado juntos en otros repartos.

Y eso es todo. Ya sabéis que Garrett Heldlund ha subido al top 1 en mi lista de actores guapos, quitándole el puesto a Channing Tatum, Liam Hemsworth o Sean Faris.

Y aquí os dejo con el vídeo de todas sus películas. Seguro que habéis visto alguna:

Sello carvado

IMG_1964 Ayer pasé a recoger un paquete que estaba esperando con mucha ilusión. Le pedí a Solsolet un sello carvado con mi logo, y el resultado no podía haber sido mejor.

Y no solo me ha gustado el sello, sino también la presentación. Mirad la primera foto, porque ahí se ve todo: la bolsita para guardar el sello, el sello, la tinta, unas cuantas etiquetas para usarlo y una mini carta con agradecimientos y forma de uso.

Aquí os dejo el enlace a su BLOG, y a continuación, dos fotos más con más detalles.IMG_1966 IMG_1967

Suceso del día 11/05/15

IMG_20150512_191530Ella iba tranquilamente patinando por la calle del Dr. Vicente Zaragoza. Se dirigía hacia el trabajo.

Como por esa calle discurre un precioso carril bici, ella se dispuso a usarlo, hasta que en un momento dado se dio cuenta de que venían unas cuantas bicicletas con sus respectivos ocupantes por detrás -seguramente volvían de la universidad-, entonces decidió apartarse a un lado del carril, concretamente a la izquierda, con el fin de que los ciclistas pudiesen pasar cómodamente sin necesidad de realizar un adelantamiento.

Seguía patinando con calma, a una velocidad bastante pobre y prácticamente dejándose llevar con la velocidad adquirida anteriormente, y se percató de que un poco más adelante había un peatón, concretamente un chico joven -o no tan joven- con una sillita de bebé y un niño que no llegaba a los dos años. El susodicho caminaba pegado a la pared, y llevaba la sillita agarrada con una sola mano, su izquierda, lo que viene siendo la parte exterior. Iba hablando en voz alta, tal vez con el manos libres, tal vez con el niño (poco probable). También llevaba gafas de sol.

Casi justo cuando ya llegaba a su misma altura, ella observó cómo la sillita se le iba desviando, hacia el carril bici, hacia el carril imaginario por el que ella circulaba mientras las bicis la sobrepasaban. Y cuando por fin estaban a la misma altura él hizo un quiebro con la sillita pensando que ella se la iba a llevar pode delante. Seguramente sin darse cuenta de que se le había estado desviando, de que estaba despistado y de que ni siquiera la había visto a pesar de que de haber estado mirando al frente, lo habría hecho.

Entonces a ella le pareció escuchar un lleva cuidado, ¿no?, que en un primer momento pensó que se trataba de aquél chico hablando con el niño, pero que segundos después le asaltó la duda de si tal vez se lo hubiese dicho a ella. Entonces frenó lentamente en T, y una vez parada se dio la vuelta.

El chico se había quedado parado, también se había dado la vuelta, y la estaba mirando. Ahora estaba segura de que aquélla frase había sido para ella.

– Lleva cuidado tú -le dijo, incriminándole con el dedo, y en la distancia.

– ¿Yo? -respondió él, muy sorprendido-. Pero si eres tú la que no va por el carril bici.

– El carrito se te ha ido de las manos a ti, no a mí -sentenció ella.

Y volvió a ponerse en marcha rumbo a su destino. Si aquél le reprochó alguna cosa más, ella ya no lo escuchó.

***

Por supuesto, poco después, empezaron a atormentarle los pensamientos sobre lo que podría haberle dicho, y se imaginó en su cabeza toda la conversación que nunca existió:

– Si hubieses estado en lo que estabas, me habrías visto con tiempo de sobra, porque esta es una calle larguísima y hace rato que me salí del carril. ¿Y sabes por qué me salí? Porque igual que a ti te molesta que vaya por la acera, a muchos ciclistas les molesta también que use el carril bici. Así que para no molestar a nadie lo que hice fue colocarme en un punto que distaba de los unos y de los otros. Tú por tu parte llevabas el carrito con una sola mano y al contrario que tú, yo sí me he fijado en que se te estaba desviando cada vez más hacia donde yo circulaba. En ningún momento me lo iba a comer porque había espacio de sobra, sin embargo tú te has asustado cuando te has dado cuenta de una vez de lo que tenías por delante. Y puede que tú no sepas manejar una sillita de bebé en condiciones, pero yo me manejo lo suficiente con los patines para haberte esquivado de haber sido necesario. O al menos, si hubiese hecho alguna temeridad para asustarte o ponerte en riesgo a ti o al niño -que podría haber pasado que me tropezara, o vete tú a saber qué- con total seguridad me habría disculpado. Y tú, tú, tú, tú, que has sido el verdadero temerario, lo único que te has atrevido a decirme ha sido que llevase cuidado. 

He aquí una foto que contrarresta la primera que aparece de la calle, donde se puede comprobar el espacio que ella requería pasando con los patines por al lado del carril bici.IMG_20150512_191559

La música del Silencio

Libro: La música del silencio | AutorPatrick RothfussIMG_20150507_105953

Tenía muchas ganas de escribir acerca de mi opinión sobre La música del silencio. Un libro que me regalaron las pasadas navidades y que tenía muchas ganas de leer. Si habéis estado leyendo mis opiniones anteriores, tratan de Patrick Rothfuss, que es también el autor de este libro, o relato, como queramos llamarlo.

He tenido sentimientos encontrados respecto a él, desde el primer día que empecé a leerlo. De hecho, lo había dejado abandonado hacía meses, aún sabiendo que quería acabármelo, y no ha sido hasta hace unas semanas que lo pillé por banda y le dije: te voy a leer, y punto. 

Como bien anticipa ya el autor en el prólogo, no es un libro cualquiera. Nada a lo que estés acostumbrado a leer, y además citaré unas palabras textuales:

Si amas las palabras, los misterios y los secretos (…) Pues bien, entonces este libro quizá sea para ti.

He hecho especial hincapié en la palabra “palabra” porque realmente es un libro donde uno puede aprender una cantidad gigantesca de vocabulario (todavía más si tu léxico habitual es bastante sencillo, como el mío). De hecho, uno de los PROS a favor de él, es ese. Y posiblemente, algún día lo vuelva a leer de principio a fin, solo por el placer de encontrarme con nuevos términos.

Y volviendo a lo que decía de sentimientos encontrados, diré que a pesar de que no me gustaba en sí la narración de la historia, con un único personaje -Auri- sin interacción más que con ella y su propio mundo, no he podido evitar sentirme identificada por su concepción y respeto hacia todo lo que la rodea. He descubierto mi yo interior del pasado, de cuando era una niña y lloraba en silencio al ver que algo se rompía, o que no se trataba como es debido. En La música del silencio, todo, absolutamente todo, tiene sentimientos. Y no solo eso, también un lugar en el mundo que lo hace perfecto. Y un orden que le da armonía.

¿Y por qué a su vez me ha decepcionado? Tal vez porque esperaba algo de continuidad con sus obras anteriores (El nombre del viento y El temor de un hombre sabio) aunque también en el prólogo te anticipa el autor que para nada es una continuación. Es un relato totalmente ajeno, aunque más todavía -si cabe- de comprender si no has leído los otros dos.

¿Es posible leerse sin haber leído nada de la trilogía antes? Pues a pesar de que se aconseja que no, mi opinión es que SÍ, porque como ya he dicho, tiene pero no tiene que ver con la otra historia. Y si quieres leer un libro completamente fuera de lo común, éste es el tuyo.

El final todavía me ha dejado más desconcertada, o mejor dicho, desilusionada. No estaría recomendado la lectura del libro sino fuera porque después de todo aparece una nota de autor bastante larga donde Patrick cuenta el por qué de la historia. El cómo se convenció de que sería publicada. Y finalmente, el por qué de escribirla. A veces tenemos unas historias en la cabeza que hasta que no son escritas no podemos continuar con ninguna otra. A MÍ ME PASA, así que todos mis respetos hacia esta singular y extravagante historia sobre Auria y la Subrrealidad (si no te has leído los otros dos, no entenderás ese último término, pero no seré yo quien te hable al respecto).

Por último, os dejo un párrafo. Uno cualquiera, pues no hay ninguno más interesante que otro, ni menos. Ni más detallado, ni menos. Ni más extraño, ni menos.

Debería haber tenido más cuidado con el mundo. Ella conocía la naturaleza de las cosas. Sabía que sino pasabas siempre ligero como un pájaro, el mundo se derrumbaba para aplastarte. Como un castillo de naipes. Como una botella contra la piedra. Como una muñeca fuertemente agarrada por una mano con el aliento cálido y con olor a deseo y a vino.

Tizas en Benimaclet

20150509_1450261

Esta mañana, de vuelta a casa, hemos pasado por el barrio de Benimaclet (Valencia). Entonces hemos visto entre el hueco de dos viejas casas, una especie de alfombra azul que salía hacia la calle, llena de dibujos de niños y alguna que otra tiza de color.

Había dos personas más por allí dibujando cosas en el suelo así que he pensado que por qué no dibujar algo, y qué mejor que el título del futuro y esperado libro, ¿no?20150509_1453211Total que viendo que no había nada por allí a quién preguntar me he puesto a pintar, pensando que tal vez que no debía hacerlo sin que me dieran permiso. Pero estando allí las ceras, los otros chicos pintando y un montón de hueco libre… IMG-20150509-WA00051IMG-20150509-WA00071IMG-20150509-WA00061IMG-20150509-WA00041

Cuando ya había terminado se acercó una chica para hacer fotos, y me dijo que había sido un proyecto de la EASD (Escuela de arte superior y diseño de Valencia), donde anteriormente yo estudiaba. Más concretamente, del área de interiorismo.

Lo que proponían era darle un nuevo uso a un espacio que estaba bastante abandonado, donde básicamente servía para los quehaceres biológicos de algunos viandantes. Y finalmente, gracias a la aportación de los estudiantes que lo han organizado, durante toda la mañana se han estado acercando niños para pintar y a jugar en la gran “alfombra” azul.

Así que, aunque a destiempo, yo también he aportado mi granito de arena para el proyecto.

20150509_1453351 20150509_1453271

 

El temor de un hombre sabio

Libro: El temor de un hombre sabio | AutorPatrick RothfussIMG_20150508_130057

El hombre había desaparecido. El mito no. Músico, mendigo, ladrón, estudiante, mago, trotamundos, héroe y asesino, Kvothe había borrado su rastro. Y ni siquiera ahora que le han encontrado, ni siquiera ahora que las tinieblas invaden los rincones del mundo, está dispuesto a regresar. Pero su historia prosigue, la aventura continúa, y Kvothe seguirá contándola para revelar la verdad tras la leyenda.

Ese texto es el que aparece en la contraportada de El temor de un hombre sabio, y ya por sí solo me ha parecido un buen resumen. No sé si apreciará bien en la foto, pero es un tocho de casi 1200 páginas, en comparación al anterior que lo tengo en edición de bolsillo y que no llega a las 900 (que tampoco son pocas).

Ni qué decir tiene que lo esperé con IMPACIENCIA, tanta como la llegada del tercer ejemplar que ya hace un año que he dado por perdido. No es que no me lo vaya a leer, pero creo que está tardando demasiado en publicarla.

Pero a lo que iba, que no es otra cosa que la opinión sobre este libro. El protagonista no deja de sorprendernos. La cantidad de cosas que conoce y que le ocurren es impresionante. Las descripciones de los lugares a los que va, y las aventuras… Sobretodo la parte de los Amir. Tal vez esa parte pueda parecer un poco tediosa, ya que una buena parte del libro transcurre con ellos, pero no importa. El autor ha creado un mundo muy, pero que muy genial. Lo mejor de todo es que parece un mundo normal y corriente, porque como ya dije todo el tema de la alquimia está explicado en un ámbito muy natural, pero sin embargo, no deja de ser único, especial y diferente.

¿Extraño verdad? Pero es que la trilogía de las crónicas de un asesino de reyes, es así. Extraña y misteriosa como ella sola.

Por último, si alguien ya se ha leído los dos primeros libros y se pregunta que cuándo saldrá el tercero, podéis entrar en aquí y desilusionaros —> WEB DE LA HISTORIA DE KVOTHE. ¿Por qué? Pues porque la última noticia de diciembre del año pasado, es que por temas de logística no saldrá el libro en el 2015. Y otra cosa más; también hay una noticia de dice que antes de ese tercer libro publicará 3 historias más. Una de Auri (que ya está publicada), otra de Bast, y otra sobre Modeg.

Teniendo en cuenta de que el 2º libro s e publicó en marzo de 2011… es la única crítica que tengo hacia el autor. Han pasado 4 años y seguimos esperando. Aunque bueno, acabo de mirar y el primero de los libros se publicó en marzo de 2007… Así que supongo que está en su línea.

No me gusta nada, nada de nada, esperar tanto tiempo para un libro. Puedo esperar un año, año y medio, dos… pero CINCO? Es que cuando llegue la tercera parte me tendré que volver a leer ambos libros, y no sé si tendré tiempo para ellos.

En fin, ¿lo recomiendo? POR SUPUESTO QUE SÍ. Una cosa no quita la otra. la VIDA DE KVOTHE Es una historia impresionante.

Elizabeth Orgullo y Prejuicio

Son las 4 de la mañana. Estoy cansada, y con sueño, pero al llegar a casa después de trabajar pensé en hacer una cosa que no había hecho hasta ahora. Y esa cosa era dibujar a alguien, y luego tratar de pintarlo en el pc.

Keira KOrgulloyprejuicio_FichaCinenightley en una foto de escena de la película Orgullo y Prejuicio, ha sido la protagonista. Y el resultado, como salta a la vista, deja mucho que desear -no nos vamos a engañar-, pero me abre (o mejor dicho, me abro yo misma) nuevas puertas en cuanto a técnicas a utilizar.

Prometo mejorar, y para ello tal vez siga practicando con los personajes de esa película, que me tiene enamorá.oyp2